Lo más difícil de controlar es la creatividad, no la podemos condicionar. Cuando trabajamos con ella, el feeling es nuestra mejor herramienta de trabajo con la que debemos de contar.

Por eso, aprender a conservarla y desarrollarla es lo mejor que podemos aprender a hacer, Tampoco estoy tratando de decirte que debamos de tener la creatividad a tope todo el tiempo, de hecho es imposible lograrlo, pero no podemos negarlo, a todos nos suceden esos momentos donde nos ciclamos o de plano como decimos “nos secamos” y no podemos salir de este lugar ni con todo el azúcar o cafeína que podemos consumir, estamos de acuerdo que no es tan sencillo conseguir ese momento de iluminación y que hablando de creatividad podemos tener días buenos y malos, en que las ideas fluyen con facilidad y otros en que nos vamos en blanco, sumándole la presión de cliente o equipo (según sea el caso) por sacar el trabajo a tiempo, que lejos de ayudar solo nos encierra más en este mal momento.

Incluso me ha tocado escuchar que nos llegan a tachar de irresponsables, pero no te preocupes es un problema muy común entre los “creativos

Para que ya no sufras con esto, quiero darte algunos ejercicios que a mí me funcionan cuando entro en este vacío y seguramente te pueden servir a ti también.

Tampoco creas que ser “creativo” es un don, no podemos negar que hay compañeros que nacen con vocación y talento natural pero es innegable que también podemos educarla, desarrollarla, aprenderla, aunque a veces dudamos en aceptarlo, la creatividad también es una práctica así que claro que se puede aprender, lo más importante es saber alimentarla con trucos o atajos que a cada quien encuentra y detecta que le van sirviendo para hacer el trabajo más sencillo, por eso se convierte en el estilo personal, es posible que dos personas trabajemos los mismos archivos y tengamos resultados distintos, porque cada quien trabaja de manera distinta, por esto mismo nunca algún trabajo va a ser igual a otro, aún si lo hiciera la misma persona 2 veces desde 0, y esto es algo que tenemos que entender y tener muy presente, cada persona piensa, crea, actúa e imagina de manera distinta y por ello podemos tener distintos caminos para llegar al mismo punto, al igual que podemos decir lo mismo de manera diferente. Por último, es importante que hagas de la creatividad parte de tu vida diaria.

Aquí te dejo algunas sugerencias:

  • Haz garabatos siempre que puedas

Siempre trata de tener un cuaderno o lugar en donde poder garabatear, es importantísimo para poder echar a volar tu imaginación.

  • Sal de tu zona de confort

Busca innovar y aprender, cambia tu lugar, haz las cosas de manera u orden distinto, en fin, el propósito es encontrar la sensación de hacer algo nuevo, esto te dará un respiro y podrás reactivar las ideas.

  • Siéntete cómodo

Recuerda que el lugar de trabajo tiene que hacerte sentir cómodo para poder enfocarte y no tengas distracción alguna, también toma en cuenta tu comodidad mental, es decir busca estar en calma cuando comiences a trabajar.

  • Refréscate entre una idea y otra

Busca refrescar tu mente, date un espacio entre tareas, párate, camina, date una vuelta por la oficina, cambia de panorama, conversa con tus compañeros de temas distintos, incluso puedes navegar en la red y tener tu rato de ocio, el punto es distraer tu mente de tus tareas, como experiencia personal te puedo decir que en este punto es necesario que por cada hora en tu lugar pases unos minutos parado (o caminando), por misma salud.

¿Te has encontrado en estas situaciones, donde te sientes bloqueado y no has podido desarrollar alguna idea? Espero que te sean útiles estos consejos, que puedas desarrollar mejor tu creatividad y recuerda …

“La creatividad simplemente consiste en conectar cosas” – Steve Jobs

Leave a Reply